Quizá hayas notado pequeños cambios últimamente en el trabajo. Es posible que RRHH haya lanzado alguna iniciativa de formación interesante, o que tu jefe esté más interesado (de lo normal) en tu desarrollo profesional. Es muy posible que eso se deba a que la formación corporativa moderna cada vez se centra más en las personas. Estamos viendo un cambio hacia un enfoque cada vez mayor en el trabajador. Y no parece que esta tendencia vaya a ir a menos.

Después de todo, las personas son el mayor activo de una organización —son su ventaja competitiva. Es natural que las empresas intenten atraer y retener el mejor talento, y ofrecer un entorno de trabajo estimulante y enriquecedor.

Con un estudio tras otro que demuestra que la formación y el desarrollo son cruciales para la satisfacción y permanencia de los trabajadores, poner en marcha un programa de formación corporativa que funcione es fundamental para cualquier empresa que quiera seguir en vanguardia.

La desmitificación del alumno moderno

Cómo el papel de la tecnología y las nuevas preferencias de estudio determinan el modelo actual de aprendizaje

Aquí están algunas de las tendencias que están marcando el desarrollo de la formación corporativa.

1. La formación se está digitalizando

La formación en el aula no es cosa del pasado. Sencillamente se ha trasladado al entorno virtual. Con el avance de las estructuras tecnológicas, las plataformas interactivas, con cabida para más alumnos, se han convertido en una realidad. Cada vez está más generalizado el modelo de programa virtual con formador.

¿Por qué pasa esto?

Quizá porque el aula virtual es más asequible, interrumpe menos la rutina, y tiene un nivel de eficacia parecido.

Tanto las empresas como los trabajadores se están dando cuenta de las ventajas de emplear el tiempo en asistir a un webinar o a una sesión de formación en lugar de dedicarlo a los traslados al aula física para conseguir el mismo objetivo.

La desmitificación del alumno moderno

Cómo el papel de la tecnología y las nuevas preferencias de estudio determinan el modelo actual de aprendizaje

2. Más centrados en la experiencia del trabajador

En la pugna por atraer y retener el talento, las empresas se están centrando más en la experiencia del trabajador.

Con la presencia cada vez mayor de Millennials entre la población activa, los trabajadores esperan un lugar de trabajo más divertido e interesante, adaptado a las necesidades del alumno moderno. La formación corporativa moderna debería usar la tecnología no solo como gancho, sino como herramienta útil para facilitarles la vida a los trabajadores.

Recientemente, un artículo en la revista Forbes afirmaba que “2018 será por fin el año en que los líderes empiecen a centrarse en desarrollar la ‘Experiencia del Trabajador’, un ecosistema que integra tres dimensiones fundamentales: participación, cultura y gestión del rendimiento.”

Further reading

La experiencia del usuario: pieza clave en el éxito de los programas de formación corporativos

3. La revolución de la inteligencia artificial

Cerca del 20% de las empresas tienen hoy chatbots en sus oficinas y fábricas. Para 2021, se espera que este número aumente al 57%.

La Inteligencia Artificial (IA) se está integrando por igual en el lugar de trabajo y la formación corporativa. En unos años prácticamente todos nuestros dispositivos y servicios incorporarán IA.

Google, Amazon, Microsoft, Facebook, y Apple se están centrando específicamente en desarrollar dispositivos más inteligentes que usen IA. Hay miles de proveedores de IA en todo el mundo colaborando actualmente con las corporaciones.

Los chatbots o bots conversacionales son uno de los ejemplos más comunes de la difusión de la IA en el entorno corporativo. Estos programas están diseñados para simular la conversación con un humano. Se calcula que las empresas están ahorrando en torno a $80 millones en sueldos y costes de formación.

Cerca del 20% de las empresas tienen hoy chatbots en sus oficinas y fábricas. Para 2021, se espera que este número aumente al 57%.

Muchas empresas usan estos bots como asistentes personales—para la atención al cliente, ayudar a formar a los trabajadores, y descubrir maneras de mejorar los procedimientos internos.

En Overstock, por ejemplo, tienen un chatbot llamado Mila en el departamento de Recursos Humanos que informa a los supervisores cuando un trabajador está enfermo.

Cuantos más y más profesionales de RRHH vayan comprobando hasta qué punto los chatbots—y la IA en general—ayudan a mejorar la productividad, estas tecnologías se irán incorporando más y más en empresas de todos los sectores, desde la agricultura hasta los bienes de consumo.

4. Medir la eficacia de los programas de formación

Validar el rendimiento de la inversión (ROI) de los programas de formación corporativa sigue siendo un reto complicado para los departamentos de RRHH en todo el mundo.

Validar el rendimiento de la inversión (ROI) de los programas de formación corporativa sigue siendo un reto complicado para los departamentos de RRHH en todo el mundo.

Aunque determinar la eficacia del programa es esencial, es también una métrica difícil de controlar en términos objetivos.

Nuestro consejo es que aprovechen los recursos que ya existen a día de hoy. Un cálculo cuantitativo real del rendimiento de la inversión es aún un sueño muy lejano, por desgracia. Las estadísticas cualitativas, sin embargo, están hoy al alcance de todos.

Por sí solo, el alto coste que supone la rotación de personal es un sólido argumento a favor del seguimiento cualitativo del rendimiento de la inversión en formación de la empresa.

5. La revolución empresarial se hará por vídeo

Integrar el vídeo en la empresa quizá no suene a medida radical, pero lo cierto es que su uso no está aún muy extendido en la formación corporativa.

Gracias a que las conexiones de banda ancha cada vez son más baratas y accesibles, existen infinitas posibilidades para el uso de la videoconferencia. La vídeo formación no solo es más asequible, sino que, al hacer los contenidos más fáciles de digerir, mejora la participación del alumno.

6. Microaprendizaje

El microaprendizaje es un modelo de formación en el que los contenidos se fraccionan en lecciones cortas. El alumno puede alcanzar objetivos concretos de aprendizaje sin necesidad de invertir horas y horas.

Es el método perfecto para el alumno moderno poco concentrado, y mantiene a largo plazo los niveles de participación de los trabajadores en el programa de formación corporativa.

El microaprendizaje cada vez es más popular, y ha habido un cambio significativo en su uso, ya que cada vez se ve vemos como un recurso complementario y más como un modelo de formación independiente.

Actualmente, hay varios métodos de microaprendizaje en uso, por lo que las opciones para la empresa son muchas. Vídeos, podcasts y concursos online son solo algunos de los formatos que se usan para el microaprendizaje.

El trabajo está donde esté internet

Elijas lo que elijas—aula digital, formación centrada en el trabajador para aumentar la participación, plataforma de microaprendizaje, video formación—2018 es el año del lugar de trabajo cada vez más conectado, en el que la línea entre casa y oficina cada vez es más difusa.

Acoge el cambio con los brazos abiertos, y apúntate al entorno laboral moderno, que ya no está limitado a la oficina; existe en cualquier lugar donde haya un dispositivo tecnológico y una conexión a internet.