Las estadísticas afirman que los Millennials miran su smartphone unas 150 veces al día. Los dispositivos móviles dominan nuestra vida personal, y tienen el potencial de transformar también nuestra forma de aprender. El aprendizaje móvil permite a los profesionales integrar el aprendizaje en su rutina diaria y controlar su propia experiencia formativa. Integrar el aprendizaje móvil en su estrategia de formación y desarrollo puede ayudar a la empresa a fomentar la participación de los trabajadores y a crear una cultura de aprendizaje continuo.

El rostro cambiante del entorno laboral actual

La presencia simultánea de cinco generaciones distintas está transformando la población activa actual. Se prevé que los Millennials representarán el 46% de todos los trabajadores en EE.UU. en 2020. También es cada vez más habitual encontrar trabajadores jóvenes en puestos de liderazgo—a menudo supervisando y dirigiendo a trabajadores mayores.

Todos estos trabajadores multigeneracionales se pueden considerar alumnos modernos.

Estos alumnos son consumidores de formación exigentes y con las ideas claras, expertos en tecnología, conectados, y con una adicción poco saludable a su smartphone.

Además, en lo referente al desarrollo profesional, tienen una necesidad imperante de aprendizaje de alto impacto, justo a tiempo y en pequeñas dosis.

La desmitificación del alumno moderno

Cómo el papel de la tecnología y las nuevas preferencias de estudio determinan el modelo actual de aprendizaje

El tiempo es vital

Según Deloitte, el trabajador medio dispone solo del 1% de la jornada laboral para formación y desarrollo. Eso son solo 24 minutos para desarrollar el talento en una semana de 40 horas.

Esta es la realidad en la que se mueve el alumno moderno, en el minúsculo espacio donde la curiosidad tecnológica y el ansia de información se encuentran de bruces con una cultura monocromática empeñada en encajar el aprendizaje en una caja diminuta.

¿Qué significa esto para la formación y el desarrollo?

Significa que los diseñadores y proveedores de formación deben tener en cuenta las necesidades del alumno moderno a la hora de diseñar programas blended y de eLearning.

Significa que se deben diseñar programas de formación que permitan a los empleados mejorar sus conocimientos de forma continuada y sin sentirse desbordados.

Significa que se deben diseñar programas de formación flexibles y accesibles que permitan a los empleados encajar el aprendizaje en los momentos libres que puedan surgir a lo largo del día.

Significa que tiene que haber programas de formación multimodales que combinen la formación con formador y los contenidos digitales eficaces para lograr resultados óptimos.

Significa garantizar el acceso al aprendizaje sobre la marcha, para poder acceder a los programas de formación mientras esperamos a que empiece una reunión o nos tomamos un café en la sala de espera de un aeropuerto.

El aprendizaje tiene que ser omnipresente si pretende captar el interés del alumno moderno. El aprendizaje está en todas partes, y los programas de formación deben ofrecer esta misma flexibilidad al profesional de hoy.

Further reading

¿Cuál es el papel de los líderes en la creación de una cultura de aprendizaje?

7 estrategias eficaces de vídeo formación para poner en marcha hoy mismo

El aprendizaje móvil es el camino a seguir

Entra en escena el aprendizaje móvil: aprendizaje flexible que aprovecha la portabilidad de los dispositivos para permitir al alumno que aprenda en cualquier momento y lugar, y desde cualquier dispositivo.

El aprendizaje móvil se apoya sobre varios principios del aprendizaje reconocidos en la andragogía, que consisten básicamente en motivar al adulto a aprender de forma más eficaz a base de conectar el aprendizaje con una aplicación práctica.

El aprendizaje móvil emplea una combinación de múltiples estilos de aprendizaje para dar respuesta a las necesidades de todo tipo de alumnos: visuales, auditivos y kinestésicos.

Ya sabemos que los programas de formación se deben diseñar para resultar atractivos e interesantes para el alumno. Esto exige combinar distintos modelos de aprendizaje en los contenidos formativos: cognitivo, conductual y constructivista.

Los programas de formación también deben acelerar el proceso pidiéndole al alumno que asuma un papel activo en su aprendizaje, para fomentar la retención y mejorar la motivación.

¿Cómo resuelve el aprendizaje móvil el problema de la baja participación del alumno?

Sabemos que el alumno moderno se distrae fácilmente, tiene poco tiempo y a menudo deja la formación en la empresa para el final de su lista de tareas pendientes.

Aquí explicamos cómo el aprendizaje móvil puede mejorar la participación del alumno en la organización y mejorar el rendimiento de la inversión realizada en formación:

1. Hace que el aprendizaje sea más dinámico

La vídeo formación ya no es un elemento opcional en un programa formativo eficaz.

Los contenidos móviles se prestan a la incorporación de elementos representativos de todos los estilos de aprendizaje fundamentales.

Los alumnos con un estilo de aprendizaje visual y auditivo pueden acceder a imágenes, tablas y gráficos dinámicos. Un vídeo de 2-3 minutos con un orador experto y entusiasta puede despertar el interés del alumno y conseguir que se apasione por el tema que está viendo.

En cuanto al aspecto kinestésico, el aprendizaje móvil con pantalla táctil incorpora el movimiento y permite al alumno que toque, arrastre y suelte. También ofrece oportunidades frecuentes de interacción en forma de pruebas intercaladas con los contenidos de aprendizaje.

El aprendizaje móvil tiene mucho que ver con la gamificación, y convertir el aprendizaje en un juego fomenta la participación y garantiza resultados positivos.

La desmitificación del alumno moderno

Cómo el papel de la tecnología y las nuevas preferencias de estudio determinan el modelo actual de aprendizaje

2. Hace que el aprendizaje sea más flexible

El aprendizaje móvil significa flexibilidad total. Al eliminar las restricciones de tiempo, aumentan las probabilidades de que el alumno se conecte a su programa de formación.

Si limitas la conexión a la jornada laboral, no le estás pillando el truco.

¿Por qué no van a prender cuando están metidos en el tren? ¿Qué les impide terminar la unidad en el avión? El aprendizaje tiene que estar en todas partes.

3. Permite a cada alumno que avance a su ritmo

El aprendizaje móvil permite al alumno avanzar a su propio ritmo. Le da múltiples oportunidades para revisar y reflexionar. Marcarse su propio ritmo le ayuda a retener mejor los contenidos y le permite reciclar y revisar los conceptos clave las veces que sea necesario.

Los contenidos digitales interactivos le ofrecen un espacio seguro en el que puede experimentar con el uso de nuevos idiomas y habilidades.

4. Fomenta el aprendizaje continuo

El aprendizaje móvil también permite que el alumno reciba notificaciones, alertas y recordatorios para animarle a conectarse a su curso. Le permite retomar el aprendizaje donde lo dejó al salir de trabajar, e incorporarlo en su día a día.

5. Permite que el alumno aplique lo aprendido de forma inmediata

El aprendizaje móvil es sinónimo de aprendizaje “justo a tiempo”. Al estar orientado hacia problemas, el alumno puede aplicarlo inmediatamente a su trabajo, ahorrando tiempo y mejorando la productividad.

6. Anima al alumno a hacerse cargo de su propia formación

El aprendizaje móvil fomenta la personalización y también la sensación de responsabilidad por parte del alumno.

El aprendizaje móvil crea alumnos autónomos que toman la iniciativa con respecto a su formación.

Se ofrece a los profesionales la opción de elegir cuándo estudian, y esto conlleva la responsabilidad de invertir tiempo en aprender, siempre y cuando los objetivos, tareas y plazos estén claramente definidos.

El aprendizaje móvil también favorece la interacción entre compañeros a través del aprendizaje social informal. Aprender es más agradable cuando puedes compartir lo que sabes con tus compañeros. Poder compartir un artículo con solo tocar la pantalla es fundamental a la hora de fomentar una cultura de aprendizaje colaborativo.

7. Fomenta el microaprendizaje

El aprendizaje móvil fomenta el microaprendizaje, y el microaprendizaje nos ayuda a aprender como nuestro cerebro quiere que aprendamos—en pequeñas dosis, fáciles de gestionar. Estas breves actividades de alto impacto encajan perfectamente con las necesidades del alumno moderno.

Lo primero, móvil

Aprendizaje cautivador. Aprendizaje atractivo. Aprendizaje táctil. Vídeo formación. Todo esto nos lo ofrece el microaprendizaje. Las nuevas tecnologías se están integrando sin fisuras en los programas de formación, el smartphone se ha convertido en una herramienta de aprendizaje omnipresente que están aprovechando los estudiantes en todo el mundo. No se trata de usar el aprendizaje móvil como complemento, sino de garantizar que la primera consideración al diseñar un programa de formación es que sea móvil, para que los trabajadores puedan aprovechar al máximo la oferta de formación.