Los estudios de la Universidad de Harvard demuestran que el 85% del éxito profesional se debe a nuestras habilidades personales, y solo el 15% a las técnicas. Sin embargo, uno de cada tres responsables de selección considera que las habilidades personales han ido a peor en los últimos cinco años. ¿Por qué resulta tan complicado encontrar candidatos con las habilidades clave necesarias para el éxito en el entorno profesional actual?

Uno de los motivos es que, históricamente, muchas organizaciones han infravalorado las habilidades personales. La idea errónea de que la formación técnica mejora las perspectivas de empleo ha llevado a que en general se haya dado una excesiva importancia a las asignaturas relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. Esto, afortunadamente, está empezando a cambiar.

Según CNBC, las organizaciones están empezando a fijarse en las habilidades que pueden aportar los trabajadores potenciales más que en su titulación y experiencia. Hay muchos estudios que demuestran que las habilidades personales aumentan el rendimiento profesional en general y que invertir en el desarrollo de las habilidades de nuestros trabajadores resulta claramente rentable.

El desarrollo de las habilidades personales

Desarrollando las habilidades necesarias para alcanzar el éxito en el entorno laboral actual

Un estudio de MIT Sloan, por ejemplo, reveló que la formación en habilidades podía mejorar la productividad a nivel individual y organizacional. Y Google, en un estudio interno, descubrió que los equipos que más rendían eran los compuestos por personas con habilidades bien desarrolladas, incluidas la comunicación, la colaboración y el liderazgo empático.

A continuación enumeramos las cinco habilidades clave para impulsar el éxito en 2019:

1. Pensamiento crítico y creativo

La creatividad y el pensamiento crítico encabezan la mayoría de las listas de habilidades consideradas cruciales para el éxito en el siglo XXI. Ocupan el segundo y tercer puesto de la lista publicada por el Foro Económico Mundial con las diez principales habilidades que necesitarán los profesionales para triunfar en la Cuarta Revolución Industrial.

Desafortunadamente, según un informe de la Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos (SHRM), el 84% de los expertos en RRHH denuncian un déficit de habilidades clave, incluido el pensamiento crítico.

Sin embargo, el rápido desarrollo de la Inteligencia Artificial va a suponer un aumento en la demanda de pensamiento crítico y creativo.

William Bryant, CEO de Better Rhetor, empresa especializada en preparar mejor a los alumnos para la universidad, explica que “la creatividad se asocia con generar ideas, y el pensamiento crítico con juzgarlas”.
Estas habilidades tan complementarias son humanas, y es poco probable que los robots las adquieran en un futuro cercano, pero siguen siendo cruciales para el desempeño adecuado de cualquier equipo.

No resulta sorprendente, por tanto, que la creatividad sea la primera entre las cinco habilidades que el análisis realizado por LinkedIn señala como las más necesarias para las empresas en 2019.

Further reading

La inteligencia cultural: una capacidad imprescindible para el líder moderno

Por qué las habilidades interculturales son clave para el éxito en un destino internacional

10 cursos de habilidades que cualquier organización debería implementar hoy mismo

2. Colaboración

Para realizar un proyecto con éxito es necesario que colaboren los miembros del equipo. Sin embargo, la colaboración eficaz es, para muchas empresas, todo menos un punto fuerte. Según el informe de Gallup sobre el panorama laboral en EE.UU., la mayoría de los trabajadores “considera que el rendimiento por proyectos de su organización mejoraría si se trabajase de forma más colaborativa en los equipos.”

Además, otro informe de Gallup revela que la colaboración es la habilidad clave para ayudar a las organizaciones B2B (business-to-business, que operan con otras empresas) a resolver su máximo reto, que es lograr un crecimiento orgánico.

Esto se debe a que la colaboración les permite convertirse en colaboradores auténticos gracias a los principios de transparencia, confianza y esfuerzo por conseguir el beneficio mutuo en lugar de centrarse en sus objetivos individuales.

Una buena colaboración también está relacionada con unas habilidades de comunicación eficaces. Estas incluyen la escucha activa, y también saber involucrarse activamente en la resolución de conflictos para resolver rápidamente cualquier malentendido y asegurar que el proyecto siga avanzando por buen camino.

Hay un motivo adicional por el que la colaboración es una habilidad clave a la que las organizaciones deben prestar atención en 2019.

Antiguamente, los trabajadores socializaban ante la máquina de agua o de café, pero hoy en día nos sentimos fuertemente presionados a centrarnos al máximo en el trabajo y ser productivos. El teletrabajo y la figura del autónomo son dos fenómenos al alza, y esto limita la interacción presencial con nuestros compañeros del trabajo.

Estos cambios en la forma de trabajar nos hacen sentir más solos, según advierte el Centro para la Salud Mental Laboral de la Asociación Americana de Psiquiatría, que añade que “la soledad puede contribuir a los problemas de salud mental, incluida la ansiedad, la depresión y las adicciones.”

3. Coaching

Cuando se les da la oportunidad de aprender y crecer, las personas prosperan. ¿Pero cuánto tiempo invierten en realidad las organizaciones en el desarrollo de sus trabajadores?

Further reading

La inteligencia cultural: una capacidad imprescindible para el líder moderno

Por qué las habilidades interculturales son clave para el éxito en un destino internacional

10 cursos de habilidades que cualquier organización debería implementar hoy mismo

Según el Pronóstico de Liderazgo Global realizado por The Conference Board y Development Dimensions International, solo el 25% de los directores pasan más tiempo enseñando, comunicando y fomentando la creatividad que dirigiendo a sus equipos (i.e., delegando).

Sin embargo, adoptar una mentalidad y estrategia de coaching beneficia tanto a los trabajadores como a la organización. Los GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) lo saben bien. Ser un buen mentor ocupa el primer puesto en la lista de las 7 características clave que definen a un buen trabajador de Google.

Quizá haya llegado el momento de que cada vez más empresas dejen de dirigir y se centren en formar y orientar, para aumentar el compromiso de los trabajadores e impulsar la productividad y la innovación.

Los buenos mentores ayudan a crear una cultura de empresa solidaria, en la que se anima al talento a desarrollar su potencial.
Esto aumenta los niveles de satisfacción laboral y potencia la retención del talento.

Ser un mentor eficaz es una habilidad compleja que exige dominar habilidades adicionales, como la forja de relaciones, la empatía, la escucha activa y el pensamiento positivo. Es una habilidad que se puede desarrollar a través de la formación.

4. Inteligencia cultural

La inteligencia cultural, según la definición de David Livermore, autor de Liderar con inteligencia cultural, es la “capacidad individual de adaptarse y desenvolverse eficazmente en distintos entornos y situaciones culturales, caracterizados por la diversidad cultural.”

En este mundo interconectado, el número de organizaciones que operan internacionalmente aumenta día a día.

Los equipos diversos se están convirtiendo en el nuevo estándar, y se ha demostrado su efecto positivo sobre el rendimiento tanto de la organización como de las personas.

Según McKinsey, aceptar distintas culturas y puntos de vista potencia la innovación, mejora la toma de decisiones, aumenta a productividad y retención de los empleados y lleva a una mayor rentabilidad.

Desafortunadamente, cuando llega la hora de trabajar en un equipo diverso culturalmente, a la mayoría nos resulta difícil comunicarnos y trabajar con eficacia. Esto es porque casi todos aprendemos, desde una edad muy temprana, a hacer las cosas con personas muy parecidas a nosotros. Y por eso nos resulta difícil aceptar estilos desconocidos.

Pero la inteligencia cultural está ganando visibilidad. El 90% de los líderes empresariales de casi 70 países se refirieron al liderazgo culturalmente inteligente como la prioridad principal para el siglo XXI.

El último informe de McKinsey reveló que “en general, las empresas situadas en el cuartil inferior tanto en cuanto a diversidad de género como étnica/cultural tenían una probabilidad un 29% menor de obtener una rentabilidad por encima de la media que todas las demás empresas recogidas en nuestros datos. En resumen, no solo no estaban liderando, se estaban quedando atrás.”

El desarrollo de las habilidades personales

Desarrollando las habilidades necesarias para alcanzar el éxito en el entorno laboral actual

Probablemente podemos afirmar que invertir en desarrollar la inteligencia cultural de nuestra empresa es la inversión más sensata que podemos hacer en 2019.

PwC ya va por delante de muchas organizaciones a la hora de reconocer la importancia de la inteligencia cultural. Robert Moritz, Presidente de PwC EE.UU., dice que “la inteligencia cultural es una habilidad critica para desenvolverse en el mundo empresarial actual, cada vez más global y diverso. Es tan importante que en PwC lo convertimos en uno de nuestros comportamientos esenciales.”

5. Liderazgo compasivo

La compasión ha ido poco a poco ganando reconocimiento como un aspecto importante del liderazgo. Los estudios demuestran que las organizaciones con líderes más compasivos destacan en cuanto a colaboración—habilidad que ya hemos señalado como clave para 2019.

Es más, los miembros de equipos encabezados por líderes compasivos confían más los unos en los otros, tienen relaciones laborales más eficaces con sus compañeros y están más comprometidos con la empresa.

También se ha visto que al 80% de los líderes les gustaría mejorar su compasión pero no saben cómo hacerlo, lo que demuestra que la compasión es una habilidad que se descuida en la formación de los líderes.

¿Pero a qué nos referimos cuando hablamos de compasión? ¿Es lo mismo que la empatía, esa habilidad que a menudo oímos que les falta a los líderes?

Los autores de un artículo publicado recientemente en Harvard Business Review explican que “la empatía es la tendencia a sentir las emociones de los demás y adoptarlas como si fueran propias, y la compasión es la intención de contribuir a la felicidad y el bienestar de los demás.”

La compasión, por tanto, es una acción proactiva que los líderes pueden convertir en un hábito. Esto les ayudará a mejorar tanto su liderazgo como las conexiones humanas en el trabajo. Los equipos prosperan cuando sus miembros confían en que su líder se interesa por ellos.

Hay un proverbio chino que dice: “No hay un camino hacia la compasión, la compasión es el camino.” Como líder global, puedes escoger la compasión e incluirla entre las habilidades clave en las que te quieres centrar en 2019.

Further reading

La inteligencia cultural: una capacidad imprescindible para el líder moderno

Por qué las habilidades interculturales son clave para el éxito en un destino internacional

10 cursos de habilidades que cualquier organización debería implementar hoy mismo

Replantearnos el valor de las habilidades

En 2015, McDonald’s Reino Unido lideró una campaña para destacar el valor económico de las habilidades. Jez Langhorn, Director de Personal de McDonald’s en RU y Europa del Norte, afirmaba que las habilidades “mejoran la productividad, y esto es una necesidad clave en la economía del Reino Unido.”

El equipo de investigación de Desarrollo Económico reveló que las habilidades tenían un valor equivalente a £88bn al año. Este valor económico incluía el análisis del impacto negativo sobre el negocio de la falta de habilidades, en concreto:

  • Aumento de costes operativos
  • Pérdida de volumen de negocio ante la competencia
  • Dificultades para cumplir con los estándares de calidad
  • Retrasos en la introducción de nuevos productos y servicios

Tesco apoyó firmemente la campaña de McDonald’s. Judith Nelson, Directora de Personal de Tesco Reino Unido, considera que “las habilidades deben desempeñar un papel crucial en cualquier empresa, para desarrollar el potencial de los trabajadores, crear equipos excelentes y ayudarnos a ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes.”

Cada vez es más evidente que las habilidades personales o “soft skills” tienen poco de “soft” y mucho de “esenciales” para la empresa. Son, de hecho, las “power skills” o competencias de poder (Philip J. Hanlon, Presidente de Dartmouth College) que nos permitirán diferenciarnos de la competencia.