Vivir y trabajar inmersos en una cultura nueva supone un reto para la mayoría de nosotros. Y aunque hablar el idioma puede ser de gran ayuda, no basta. Cualquier trabajador destinado a un puesto internacional se enfrentará a temas importantes, tanto a nivel emocional como profesional, que pueden hacer que fracase el destino, causándole al trabajador un perjuicio económico significativo y afectando negativamente a su reputación. Desarrollar sus habilidades interculturales le ayudará a gestionar este tipo de asuntos y a alcanzar el éxito en su nuevo destino.

Las habilidades interculturales—un aprendizaje constante

Las organizaciones que gestionan con éxito sus destinos internacionales siguen estas tres pautas, para garantizar que funcionen de principio a fin:

  • Potenciar la adquisición de conocimientos y el desarrollo de habilidades de liderazgo global.
  • Garantizar que las habilidades interculturales de los candidatos estén a la altura de sus habilidades técnicas.
  • Preparar a los trabajadores para la transición de vuelta a su lugar de origen.

La Movilidad Internacional en la era de la diversidad

El papel de la movilidad internacional en la creación de un entorno laboral diverso

Cinco habilidades imprescindibles para cualquier desplazado internacional

Ser competentes a nivel intercultural va mucho más allá de tener un espíritu aventurero y comprarse un libro sobre cómo hacer negocios en China.

Pasarnos el día analizando las diferencias culturales puede resultar agotador. El desplazado internacional necesita fortaleza emocional y mecanismos de superación para rendir al nivel esperado en el lugar de destino. Debe poseer estas cinco habilidades para aumentar sus posibilidades de éxito:

Further reading

El perfil del desplazado internacional en 2019

5 habilidades clave para impulsar el éxito de tu empresa en 2019

Por qué deberías invertir en formación intercultural hoy mismo

Por qué las asignaciones internacionales son vitales para retener y atraer el talento

1. Flexibilidad

La flexibilidad no es un elemento inherente a cualquier cultura, pero es un requisito indispensable para cualquier desplazado internacional. Aquí nos referimos a la adaptabilidad en términos de flexibilidad en nuestra conducta, lenguaje y toma de decisiones.

Un desplazado internacional no debe permitir que las experiencias del pasado y los prejuicios inconscientes le impidan hacer bien su trabajo, pero tampoco que las diferencias culturales en la forma de trabajar le desvíen de su camino.

Todo esto puede suponer un dilema cuando trabajamos en un entorno intercultural, pero si somos capaces de adaptarnos a las culturas con las que interactuamos sin perder de vista nuestros objetivos, llegaremos lejos.

2. Percepción

Tener y mostrar interés, comprensión e intuición es una habilidad intercultural crucial. Es importante “leer el ambiente” y darse cuenta de lo que está pasando a nivel no verbal.

Un desplazado internacional debe recibir formación y apoyo constante para aprender a comportarse y comunicarse con éxito a nivel internacional.

Kuuki Yomenai es una expresión japonesa que se usa para referirse al que “no sabe leer el ambiente”. En Japón se usa a menudo para referirse a los extranjeros. Desde luego, hacerlo bien es una proeza para el que proviene de una cultura de bajo contexto, en la que se dice lo que se piensa.

Según la teoría de comunicación de Paul Watzlawick, “es imposible no comunicarse”. La comunicación no solo es cuestión de palabras, todo comportamiento es una forma de comunicación.

La percepción es una habilidad que se ve ignorada a menudo por los directores más seguros de sí mismos, o por aquellos que provienen de culturas más jerarquizadas.

3. Apertura de miras

¿Alguna vez has oído a alguien contestar negativamente cuando le han preguntado se consideraba una persona abierta? Sin embargo, lo cierto es que a menudo sobreestimamos nuestra propia amplitud de miras.

La Movilidad Internacional en la era de la diversidad

El papel de la movilidad internacional en la creación de un entorno laboral diverso

En este aspecto, tenemos mucho que aprender de los millennials, un colectivo en el que la apertura de miras se manifiesta de forma más generalizada que en cualquier otro grupo.

Cuando hablamos de trabajar a nivel internacional, la apretura de miras se traduce en dar la bienvenida tanto a las ideas como a las personas nuevas, y aceptar cualquier opinión, sin importar lo distinta que sea de la nuestra. Los amantes del pensamiento creativo y la diversidad de ideas trabajan bien en un entrono internacional y prosperan impulsados por las sinergias.

4. Resistencia

La resistencia no se suele incluir entre las habilidades interculturales. Trabajar en un destino internacional puede ser muy estresante, y muchos desplazados sufren los efectos del choque cultural y se sienten aislados o solos por culpa de malentendidos o falta de rutinas familiares. Los expertos en movilidad global tienen el deber de velar por sus trabajadores y ayudarles a gestionar este tipo de situaciones.

El desplazado debe cuidarse y asegurarse de contar con el apoyo social necesario. Pero también tiene que aprender a levantarse y seguir adelante cuando sufre un revés.

Debemos ayudar a los trabajadores a convertirse en “tentetiesos” (esos muñecos que, movidos en cualquier dirección, vuelven siempre a quedar derechos)—nos lo agradecerán.

Algunos desplazados internacionales acaban hastiados, lo cual, según la revista International HR Adviser, es un desenlace predecible si se pasan toda su trayectoria profesional demasiado centrados en las tareas y los resultados y se olvidan de disfrutar de la experiencia.

5. Conciencia de uno mismo

Ser consciente de sí mismo es una habilidad vital para cualquier desplazado internacional. Pero es una habilidad que llega hasta lo más profundo, y por eso resulta difícil de aprender.

Las herramientas de autoanálisis, como la Ventana de Johari, nos pueden ayudar a entender cómo nos perciben los demás en diversas situaciones internacionales.

Estas serían algunas de las preguntas típicas que se plantearían en una sesión de formación de habilidades interculturales:

  • ¿Mi estilo es demasiado directo/indirecto?
  • ¿Me comunico de forma clara—hablo en términos sencillos al alcance de todos los miembros de equipo?
  • ¿Los miembros de mi nuevo equipo confían en mí? Si no es así, ¿qué he hecho/dejado de hacer para lograr que así sea?

Este tipo de preguntas pueden ayudar a los ejecutivos internacionales a adaptar su estilo de comunicación o su estrategia para generar confianza y afinidad. Esto puede mejorar significativamente sus posibilidades de éxito en el destino internacional.

Further reading

El perfil del desplazado internacional en 2019

5 habilidades clave para impulsar el éxito de tu empresa en 2019

Por qué deberías invertir en formación intercultural hoy mismo

Por qué las asignaciones internacionales son vitales para retener y atraer el talento

Lograr el equilibrio perfecto

Para ser un buen director internacional hace falta ser tan versátil como una navaja suiza. No consiste solo en generar confianza, ser conscientes de nosotros mismos y nuestra cultura y gestionar las exigencias psicológicas que surgen a raíz de los intercambios interculturales. Al mismo tiempo, debemos ser capaces de ser fieles a nuestros propios valores y creencias—y es fundamental encontrar el equilibrio perfecto.

Hay que cuidar al desplazado internacional y proporcionarle las habilidades necesarias a través de un itinerario profesional estructurado que incluya la formación intercultural. Solo así conseguirán las empresas sacar el máximo rendimiento de los destinos internacionales.