El aprendizaje es un proceso para toda la vida. Empezamos a aprender el día que nacemos y seguimos haciéndolo cada día de nuestras vidas, lo que nos convierte en expertos en la experiencia de aprendizaje.

Basándonos en esa experiencia, es fácil identificar aquello que nos motiva a aprender. ¿En qué asignaturas nos aburríamos y desconectábamos en el colegio? Lo normal es que una mala experiencia de aprendizaje sea por la falta de conexión con contenidos que nos resultan poco relevantes. Cuando esa vocecilla interior pregunta “¿Y qué?”, mala cosa para la motivación del alumno.

En este mismo momento se está dando una revolución tecnológica.

El “aprendizaje moderno” sucede fuera del entorno tradicional del aula. Accedemos a él a través de nuestros dispositivos personales, en esos escasos momentos libres mientras vamos en tren camino de la oficina o hacemos un pequeño descanso en el trabajo.

Existe una gama cada vez más atractiva de herramientas tecnológicas que están logrando aumentar el nivel de implicación del alumno.

La desmitificación del alumno moderno

Cómo el papel de la tecnología y las nuevas preferencias de estudio determinan el modelo actual de aprendizaje

Hay seis tendencias concretas de aprendizaje digital que están centrando sus esfuerzos en lograr contenidos formativos más fáciles de digerir y mejorar el rendimiento de la inversión de las organizaciones.

1. La inteligencia artificial en el aprendizaje moderno

La inteligencia artificial (IA) no solo sirve para aumentar el nivel de participación del alumno a través de los módulos de eLearning; se puede usar también para lograr que se implique desde fases tan tempranas como la creación de contenidos.

Las herramientas de IA son capaces de transformar contenidos generales en contenidos de aprendizaje activo en cuestión de minutos. Además de convertir documentos, podcasts y vídeos en herramientas de eLearning, también pueden proporcionar contenidos seleccionados especialmente, como artículos de Wikipedia, TED talks, y vídeos en YouTube, para complementar el aprendizaje.

2. La personalización de los contenidos en el aprendizaje moderno

Prueba a entrar en una sala y mirar al suelo mientras saludas a las personas con las que te encuentras. Y luego comprueba si has establecido algún tipo de conexión con ellas.

Esta estrategia personalizada es igual de importante en el aprendizaje moderno, ya que un programa de formación mal dirigido puede hacer que el alumno se sienta apartado y pierda interés.

Lo más probable es que no, y es porque te faltó presencia al entrar: un gesto tan sencillo como mirar a los ojos a los demás, para que se sientan vistos, reconocidos y valorados.

La personalización requiere que los contenidos de aprendizaje se optimicen para adaptarse a las necesidades de cada alumno en función de su nivel de progreso, habilidades, intereses y puesto o funciones. Los contenidos personalizados consiguen una experiencia de aprendizaje a medida para cada alumno.

3. Las historias en el aprendizaje moderno

Muy popular en el mundo de los videojuegos, la narrativa interactiva es una experiencia digital que se usa para estructurar el aprendizaje. Combina la narrativa tradicional con efectos visuales e interacción para situar al alumno en el entorno digital.

Convertir los contenidos en historias es una forma de añadir valor instantáneo gracias al uso de vídeos, imágenes y otros medios con vigencia limitada. Sirve para potenciar la participación, ya que ofrece historias interesantes a las que los usuarios solo pueden acceder durante un corto período de tiempo.

Las oportunidades para mejorar la experiencia del alumno y fomentar la participación de los trabajadores son infinitas.

4. Las opiniones y el aprendizaje social

En la actualidad, hay un elemento que se ha convertido en uno de los principales motores de nuestra actitud hacia una idea o producto: la crítica positiva.

“A tu amigo Tom le encantó este curso”. Una frase sencilla, pero poderosa. Si Tom es un amigo al que respetas, es muy posible que su opinión influya sobre tu siguiente decisión. El impacto de la participación de los demás es muy alto, y se usa para reforzar aún más los entramados de las redes sociales.

Further reading

¿Qué es el Aprendizaje Social y cómo puede RRHH sacarle partido?

Las herramientas de aprendizaje que animan a los trabajadores a crear, compartir y comentar son otro elemento clave para fomentar la participación del alumno.

5. Los bots en el aprendizaje moderno

Ya sea porque queremos que nos ayuden a solucionar un problema o porque necesitamos más información sobre un tema, es bastante habitual que tengamos que hablar con un chatbot.

Con un interfaz de chat y un programa bien diseñado, los chatbots adaptan sus respuestas a nuestras preguntas de forma que su estilo de comunicación parezca humano. En las tecnologías de aprendizaje, pueden ser un apoyo valiosísimo en los momentos de necesidad. Son capaces de adecuar su respuesta a las necesidades del alumno y potenciar la experiencia de aprendizaje con la búsqueda activa de datos.

La desmitificación del alumno moderno

Cómo el papel de la tecnología y las nuevas preferencias de estudio determinan el modelo actual de aprendizaje

6. El apoyo al desempeño en el aprendizaje moderno

Los responsables de Formación y Desarrollo cometen a menudo el error de centrarse solo o en la formación o en la mejora del desempeño, cuando hay una gran diferencia entre ambas, y las dos son necesarias.

Imagínate que asistes a una sesión de formación para aprender a usar un aparato nuevo en el que ha decidido invertir tu empresa. Un mes más tarde, cuando llega el aparato, no te acuerdas de cómo usarlo. Esto se debe a que la formación específica se nos olvida a los dos días de recibirla a no ser que la pongamos en práctica inmediatamente. Los especialistas llaman a este fenómeno “la curva del olvido”.

El uso de herramientas digitales de apoyo al desempeño permite a los trabajadores acceder a conocimientos relacionados con su trabajo que tendrán un efecto inmediato sobre su capacidad para realizar adecuadamente la tarea a la que se enfrentan.

El apoyo al desempeño tiene un efecto directo sobre la capacidad del trabajador para hacer su trabajo aquí y ahora, y es fundamental que las organizaciones lo integren en su estrategia de formación y desarrollo.

Invertir en digital

Si miramos un poco hacia el futuro, veremos que se prevé que para 2020 los millennials, que no conciben un mundo sin tecnología digital, constituyan casi la mitad de la población activa. Para los expertos en Formación y Desarrollo y Recursos Humanos, la creciente presencia de personal con conocimientos tecnológicos en el entorno laboral debería ser un factor a tener en cuenta a la hora de invertir en herramientas formativas.

Basándonos en nuestra propia experiencia de aprendizaje, sabemos que retenemos más información cuando los contenidos nos “tocan” y responden a nuestras necesidades reales. Gracias a las nuevas tecnologías de aprendizaje, las necesidades del alumno moderno encuentran una respuesta relevante e inmediata. Invertir en las herramientas digitales adecuadas servirá para que los trabajadores se impliquen más y hagan mejor su trabajo.