Un líder verdaderamente eficaz siente un deseo profundo de hacerlo lo mejor posible. Encuentra formas de inspirar a su equipo, transmitirles su pasión y proponer y alcanzar metas significativas. No exige en exceso a sus trabajadores—les inspira para que busquen su propia motivación y contribuyan a motivar al equipo. Liderar con el corazón y preocuparse tanto por las personas como por la organización es lo que se conoce hoy como liderazgo compasivo.

Según un estudio reciente llevado a cabo por la Universidad de Cornell, los mejores líderes tienen un alto sentido de la empatía y la compasión. ¿Pero en qué consiste el liderazgo compasivo, y cómo se materializa en los líderes y las organizaciones?

1. El liderazgo compasivo exige conocer al equipo

Un líder que conozca y emplee la compasión tiene excelentes posibilidades de lograr que los miembros de su equipo se involucren y alcancen el éxito.

La compasión es fundamental en un líder. ¿Por qué?

El desarrollo de las habilidades personales

Desarrollando las habilidades necesarias para alcanzar el éxito en el entorno laboral actual

Como líder, la compasión te ayuda a centrarte en los factores que motivan al equipo y, al mismo tiempo, en los que motivan a cada miembro a nivel individual.

Si entiendes lo que les apasiona e impulsa, te será más fácil ubicar a cada persona en el área de responsabilidad en la que más partido se pueda sacar a su energía y motivación.

2. Destruir barreras

El liderazgo compasivo consiste en involucrarte en el día a día de tu equipo y colaborar en la resolución de problemas.

Destruir barreras es un proceso que consta de dos partes:

  • Los líderes deben conocer los mecanismos emocionales y motivacionales de cada miembro del equipo. ¿Qué les hace sentirse satisfechos con su trabajo? ¿Qué tareas detestan? ¿Qué está pasando ahora mismo en su vida que podría impedirles hacer ciertas cosas?
  • Un líder debe ser capaz de ayudar a los miembros del equipo a superar sus obstáculos personales y a cambiar sus perspectivas. Si consigues que se centren en alcanzar el éxito y se olviden de sus reticencias por los fracasos del pasado, estarás ayudando a tu equipo a avanzar con energías renovadas.

Further reading

¿Cómo valoras tus habilidades de gestión?

Las 7 maneras en que la confianza es una cualidad de liderazgo internacional clave

Cómo desarrollar habilidades de liderazgo internacional

3. Crear valores de equipo

Los valores sirven para configurar y enfocar tu estrategia de liderazgo compasivo. Pero deben basarse en las personalidades concretas de los miembros del equipo. Los siguientes valores generales te pueden servir de guía:

  • Colaboración
  • Innovación
  • Transparencia
  • Compromiso con el cliente
  • Fidelización del cliente
  • Solidaridad

Tus esfuerzos por establecer unos valores fáciles de expresar y escogidos a medida para tu equipo tienen un impacto fundamental a la hora de crear tu estrategia de liderazgo compasivo. Esta estrategia sirve para reforzar la cohesión dentro de un grupo formado por personas únicas que comparten objetivos y entorno.

Si tú no aprecias los valores de tu equipo, ten por seguro que no lo harán los demás.

Esfuérzate por darles a los miembros de tu equipo la oportunidad de identificar sus propias pasiones y vivir y trabajar por ellas.

4. Escuchar y responder

La mayoría de los trabajadores que dejan una empresa no lo hacen por motivos salariales o porque se sientan poco valorados por la organización. Lo suelen hacer porque los que les rodean no están atentos a sus necesidades ni reaccionan ante ellas. A esta situación se suele llegar simplemente por falta de compasión humana.

Los líderes que crean equipos fuertes y comprometidos valoran de verdad a sus trabajadores porque los ven como algo más que simples empleados.

Es fácil valorar a un triunfador. Pero lo que de verdad marca la diferencia es valorar a cada miembro de tu equipo, independientemente de sus éxitos. Un trabajador que se sienta valorado por ti te recompensará generando valor.

5. Prestar atención

Hay miles de libros sobre el liderazgo pero, desgraciadamente, todos los conocimientos del mundo no bastan para convertir a alguien en un buen líder.

Lo que marca la diferencia entre un liderazgo insuficiente y un buen liderazgo es la pasión por el trabajo y la compasión hacia los trabajadores.

Los líderes a los que les importa de verdad el trabajo, pero también las personas que lo realizan, son los mejores líderes compasivos.

Piensa en la disposición de tu equipo a la hora de enfrentarse a un proyecto. Si les apasiona su trabajo, su objetivo no será fingir estar ocupados hasta las cinco de la tarde. Lo que les motiva y les inspira es aprender y cambiar el mundo que les rodea.

El desarrollo de las habilidades personales

Desarrollando las habilidades necesarias para alcanzar el éxito en el entorno laboral actual

6. Liderazgo activo

Cuando algo perturba al equipo, el líder compasivo es capaz de enderezar el rumbo. La visión y la pasión de un líder activo y reactivo se contagian al equipo, haciendo que sus miembros se impliquen y sacando lo mejor de ellos.

El liderazgo es una acción, no un cargo.

Genera energía a través del entusiasmo, sin perder de vista la necesidad de actuar con presteza, lo que ayudar a centrar los esfuerzos y a que los miembros del equipo se sientan parte de un proyecto importante. Esta es una herramienta potente y a menudo infrautilizada.

7. Lograr que los trabajadores compartan tus metas

Aunque es evidente que una cultura corporativa de dedicación mutua y éxitos compartidos no se consigue de un día para otro, un líder compasivo puede crear un entorno que anime al equipo a hacer suya la cultura de la empresa. Los líderes compasivos crean un sistema en el que los trabajadores se sienten responsables de la mejora de los estándares de rendimiento.

Further reading

¿Cómo valoras tus habilidades de gestión?

Las 7 maneras en que la confianza es una cualidad de liderazgo internacional clave

Cómo desarrollar habilidades de liderazgo internacional

8. La verdadera pasión es la compasión

Liderar con pasión y compasión transmite un mensaje poderoso cuyos efectos pueden llegar a todos los niveles de la organización. Pero la faceta más importante de ese mensaje debe nacer del contacto directo con los miembros del equipo. Gracias a esa interacción, los líderes conocen las necesidades y motivaciones de los trabajadores y—lo que es más importante—descubren qué aspectos de su trabajo son los que lo convierten en una parte significativa de su vida.

Los trabajadores que saben que su líder se preocupa por ellos tienden de forma natural a implicarse más a fondo en su trabajo. Un líder compasivo y un equipo dedicado pueden mover montañas.