Muchas multinacionales están en un estado de cambio constante entre modelos centralizados y descentralizados para todo, desde Recursos Humanos hasta Formación y Marketing. Claramente hay ventajas y desventajas de cada modelo y las demandas de las regiones comerciales para un enfoque local vs. global a menudo están en juego.

En lo que respecta a la formación corporativa, muchas organizaciones luchan por implementar programas globales por una variedad de razones, sobre todo la dificultad de encontrar proveedores de formación verdaderamente globales que también puedan proporcionar soporte local a un costo razonable.

La mayor parte de las políticas de formación de las multinacionales tienen carácter local. No suele ser habitual encontrar compañías que dispongan de unas directrices centralizadas a la hora de impartir la enseñanza de idiomas en todas y cada una de sus oficinas, independientemente de dónde se ubiquen. Y menos aún que cuenten con un único proveedor. Esto causa que se desarrolle formación con distintos estándares de resultados y poca visibilidad y transparencia en el retorno de la inversión.

En el caso de Medline, cada una de las oficinas de Europa, Asia y África eran responsables de su formación de idiomas. “En la mayoría de los países teníamos diferentes planes de formación en idiomas con más o menos éxito.” cuenta María Martínez, Responsable de Recursos Humanos en Medline Iberia (España y Portugal).

Medline

Las ventajas de la centralización

La idea de homogeneizar la política formativa se ideó en el 2013, cuando en la oficina de Madrid empezaron a trabajar con Learnlight y conocieron más sobre su capacidad única de dar formación de manera global. “Comenzamos a trabajar con la compañía a la par que lo hacíamos con otros proveedores”, recuerda María. “Con la formación virtual, Learnlight nos daba la posibilidad de empezar cursos en diferentes momentos, flexibilidad de hacer cambios en la manera de enfocar las clases, los profesores y la hora a la que los empleados se podían conectar. Porque cuando tienes un sistema presencial con clases cerradas o preestablecidas es más fácil que se produzcan abandonos y que el nivel de constancia sea menor”, asegura.

El éxito inicial de la nueva metodología se convirtió en una propuesta en firme al resto del equipo de Recursos Humanos en otros países. Inicialmente se llevó a cabo un pequeño proyecto piloto para probar la plataforma y su metodología en distintos países. Como consecuencia de este piloto, se ha implantado exitosamente para los empleados de 14 países.

“Un plan centralizado y global nos permite contar con una plataforma estandarizada para todos los países” María Martínez, Responsable de RRHH en Medline Iberia (Spain and Portugal).