Para María Martínez, disponer de una formación global y común a nivel internacional permite a los departamentos de Recursos Humanos tener una visión muy clara de lo que ocurre. “Gran parte de los fracasos tienen que ver con que se invierten muchos recursos para implantar un plan de formación y luego no tienes la percepción de lo que estás haciendo ni un seguimiento tan rápido como puedes efectuar en este tipo de plataformas”.

Medline

Las ventajas de la centralización

Los retos clave de este programa de formación global eran:

  • Diseñar un plan de formación en idiomas global para todas las sedes de Medline guiado por un único proveedor capaz de asumir el reto con garantías
  • Tener una visión clara y homogénea del rendimiento del programa en cada sede
  • Impartir formación en cada uno de los idiomas que necesitaban específicamente los equipos de cada una de las localizaciones de Medline en toda Europa
  • Ofrecer una formación de máxima calidad completamente virtual, capaz de suplir con eficacia todas las demandas de los estudiantes, primando especialmente la flexibilidad, adaptación y facilidad de acceso
  • Dar un servicio de atención al estudiante excepcional y multilingüe, capaz de apoyar y solventar las necesidades de los estudiantes de diversas nacionalidades y perfiles durante todo el programa