En una compañía como Naturgy con presencia en más de 30 países a lo largo de los cinco continentes, la formación en idiomas era un punto estratégico clave, tanto para asegurar el éxito del plan de expansión internacional del grupo, como para hacer frente a la frenética actividad del día a día, dónde la comunicación con todos los stakeholders y demás partes implicadas debía ser fluida y fácil.

Los objetivos estratégicos del programa de formación fueron:

  • Centralizar la formación de todas las sedes
  • Dotar al programa de la máxima flexibilidad
  • Maximizar el compromiso de los participantes
  • Ofrecer formación en idiomas al 100% de los empleados del grupo

Los principales retos a los que se enfrentaba fueron los siguientes:

  • Romper barreras geográficas. Se necesitaba un proveedor capaz de formar a empleados en todo el mundo con garantías
  • Crear un programa totalmente innovador, haciendo uso de una plataforma de aprendizaje puntera que proporcionase un cambio de dirección total desde una formación presencial tradicional a la formación virtual y digital

Learnlight y Naturgy

Flexibilidad y centralización

  • Mejorar el retorno de la inversión y la eficacia del programa. Se requerían resultados palpables en la organización
  • Cambiar estratégicamente a un modelo transversal sin precedentes en la compañía
  • Apostar firmemente por el dominio del idioma