El aprendizaje social está revolucionando el mundo corporativo. La formación a través de la colaboración, la observación y la interacción con nuestros iguales se está convertido en una nueva forma de potenciar el aprendizaje y la participación. Y aunque hay muchas herramientas de formación corporativa dirigidas a esto—piensa en Yammer, Slack, etc.—no es necesario gastarse una fortuna para impulsar una cultura de aprendizaje social. Las apps como WhatsApp (fácilmente accesibles, gratuitas e intuitivas) son un medio excelente para que los trabajadores interactúen, compartan y aprendan.

Aprovechar la popularidad de WhatsApp

La aplicación de mensajería, propiedad de Facebook, tiene en la actualidad más de 1.500 millones de usuarios: ¡más del 20% de la población mundial usando la misma plataforma para comunicarse! HBR atribuye la popularidad de WhatsApp a dos factores fundamentales:

  • Es sencillo de usar, y muy accesible para nuevos usuarios.
  • El modelo de negocio no se basa en los ingresos por publicidad, por lo que el usuario no se ve distraído por los anuncios

La desmitificación del alumno moderno

Cómo el papel de la tecnología y las nuevas preferencias de estudio determinan el modelo actual de aprendizaje

La sencilla interfaz tiene muchas funciones útiles que se pueden aprovechar para fomentar el aprendizaje social:

  • Grupos: formar comunidades y compartir contenidos
  • Audios: enviar pequeños audios de voz, observaciones, ideas o pensamientos al grupo
  • Videollamadas y llamadas de voz: hacer que la interacción sea más real a través de la comunicación en tiempo real
  • Fotos y vídeos: compartir todo tipo de archivos didácticos multimedia

¿Cómo pueden los expertos en RRHH y Formación optimizar estas funciones para ofrecer una estrategia de aprendizaje diferente e implantar el aprendizaje social fácil y rápidamente?

WhatsApp aumenta la participación del alumno

En 2014 se realizó un experimento controlado entre varias alumnas de la Universidad de Taibah, en Arabia Saudí, para medir la eficacia de WhatsApp a la hora de fomentar el aprendizaje social. Los hallazgos fueron muy positivos, con mayores logros y mejor actitud en el grupo experimental de WhatsApp frente al grupo de control.

Los hallazgos fueron muy positivos, con mayores logros y mejor actitud en el grupo experimental de WhatsApp frente al grupo de control.

El grupo experimental de WhatsApp compartió información, ideas y preguntas a través de la plataforma de mensajería y se puso en contacto con la formadora fuera de clase, todo lo cual sirvió para potenciar la participación y el compromiso.

Hacer oír nuestra voz con WhatsApp

Todos mandamos SMS, usamos WhatsApp y Skype y chateamos. Las frases cortas, enviadas a toda velocidad, pueden provocar un debate interactivo y dinámico entre los miembros de cualquier grupo. Hacerte oír e interactuar con otros alumnos inmersos en el aprendizaje social puede ser muy productivo y eficiente.

Further reading

¿Qué es el Aprendizaje Social y cómo puede RRHH sacarle partido?

Hacer divertido el aprendizaje

Si la formación no parece formación, puede ser más eficaz y tener mayor impacto. El uso de WhatsApp “oculta” la metodología de formación e introduce un modelo más relajado, divertido y flexible.

Esto hace que el aprendizaje y el estudio sean menos negativos a nivel emocional. Según el CDL (Center for Development and Learning), las emociones negativas tienen efectos adversos sobre el aprendizaje.

Si una persona se siente estresada, enfadada o triste por su trabajo, su vida personal o la formación que está recibiendo, es posible que retenga menos información y esté menos motivada para aprender.

Con la participación del alumno como una de las máximas prioridades de los expertos en RRHH y Formación en los programas de formación corporativa, WhatsApp y el uso que se le puede dar para fomentar el aprendizaje social se puede convertir en una poderosa arma para potenciar la implicación del alumno.

WhatsApp hace que el aprendizaje sea más placentero y lo saca del entorno del aprendizaje formal para llevarlo a otro más relajado. Usar herramientas como WhatsApp para la formación puede ser constructivo, eficaz y más asequible.

Dar respuesta a todas las necesidades

Los psicólogos educativos saben desde hace más de 50 años que el aprendizaje social es la estrategia de formación más eficaz para enseñar nuevas habilidades a un adulto.

En nuestra era digital, implementar el aprendizaje social resulta mucho más fácil que antes. Un estudio publicado en la European Scientific Journal demostraba que la interacción social en WhatsApp era un medio de aprendizaje más eficaz que el aula tradicional.

Los recursos compartidos, el acceso fácil al formador experto y a los compañeros, los debates amenos dentro del grupo y la posibilidad de asimilar la información cada uno a su ritmo son herramientas muy útiles para hacer que la formación sea más agradable y eficaz.

Los expertos en RRHH y Formación pueden aplicar toda esta información a sus programas de formación y desarrollo y usar WhatsApp para fomentar el aprendizaje social. No es frecuente que una solución tan útil y eficaz, y a la vez tan sencilla, sea gratis.